Seguramente no es la primera vez que oyes que no todo lo que pone "natural" es ciertamente natural, ni lo “light” es siempre bajo en calorías. Es necesario que veas, con cierta dosis de incredulidad, los ganchos publicitarios de las industrias alimentarias.

Para que tengas más datos con los que poder apreciar y decidir sobre la información que te llega, te vamos a advertir sobre algunos alimentos que aparentemente son muy saludables pero que, en realidad, pueden resultar perjudiciales para tu bienestar.

1.  Las ensaladas en restaurantes de comida rápida

Seguro que no das crédito a lo que estás leyendo, sin embargo es real. Las ensaladas que normalmente asocias a conceptos como alimentación saludable o baja en calorías, pueden no coincidir con lo que, en principio, te esperas. En restaurantes y locales de comida rápida pueden llevar incorporadas grandes cantidades de sodio y grasas que provocan que se conviertan en una bomba calórica.

¿Cómo puedes averiguar si tu ensalada es sana o no? Infórmate de los rebozados o fritos que la complementan, si le han añadido queso u otros productos que no sean tan saludables como la simple lechuga, los tomates o la zanahoria. 

2.  Jugos de frutas

¿Sabías que el zumo apenas si incorpora una mínima parte de la fibra de una pieza de fruta? Por ello, un vaso de zumo, de naranja, de manzana, de melocotón... nunca te saciará en la misma medida que la pieza de fruta fresca antes de licuarla.

Asimismo, otro aspecto negativo a tener en cuenta es su elevado “índice glucémico”, mayor aún si el zumo no es natural ya que es posible que tenga azúcares añadidos.

Puedes plantearte entonces: ¿dejo de tomar zumos por completo? El secreto está en que el consumo de los zumos sea poco frecuente o esporádico ya que está demostrado que son los responsables de la mayor parte de nuestro consumo de glucosa y beberlos periódicamente está vinculado a enfermedades similares a las que provocan las bebidas azucaradas.

3. El sirope de ágave

Se ha extendido la opinión de que este sirope es una alternativa natural al azúcar clásico. La realidad es que, si bien no incluye azúcar, tiene casi un 80% de fructosa, que es un tipo de azúcar que, aunque hay quien piensa que es más sano, puede originar sobrepeso y otras dolencias por la "acumulación ectópica de lípidos", es decir, acumular grasas fuera del lugar donde debería hacerse.

Además, bajo este nombre, sirope de ágave, la industria alimentaria intenta camuflar los azúcares añadidos en las etiquetas de los productos alimenticios.  

4. Barritas de cereales

Aunque sus integrantes principales son los frutos secos y los cereales, no podemos olvidar que también están formadas por una alta proporción de azúcar ya sea en forma de caramelo, miel u otras formas.

Por ello, en lugar de ser consideradas como un aporte importante de fibra, tienen una gran cantidad de calorías que tampoco son beneficiosas para tu salud.

La semana que viene os seguiremos informando sobre otros alimentos que tampoco son tan sanos como parecen.