No descubrimos nada nuevo si aseguramos que una alimentación equilibrada es sinónimo de salud. En estos tiempos en los que estamos atravesando una pandemia como la del COVID-19, cobra una especial importancia fortalecer nuestro sistema inmune a través de una dieta sana para así poder luchar con más fuerza contra el virus.

De hecho, puede ser un factor importante a la hora de formar parte del grupo de personas que en el caso de ser contagiadas, pasen la enfermedad de forma asintomática o, al menos, con cuadros moderados.

Por ello, consideramos necesario daros unas sencillas pautas que deberíais seguir en la medida de lo posible, para estar preparados ante cualquier riesgo de contagio.

Dieta Recomendada

Como prevención, o  si eres un paciente que no precisa hospitalización, y por tanto estás pasando la enfermedad de una forma leve o moderada en tu domicilio, sería recomendable lo siguiente:

 Fruta: Al menos 3 piezas al día (especialmente cítricos y frutos rojos).

 Verduras: Entre 2 y 3 porciones, y a ser posible, variadas.

 Pescado: Se debería comer pescado un par de veces a la semana. Está especialmente indicado el pescado azul.

 Legumbres: Unas dos veces por semana.

 Frutos secos como tentempié entre horas.

 Lácteos desnatados: Especialmente yogurt a diario.

 Huevo: A diario.

 Carne: La carne roja y embutidos deben consumirse una vez a la semana a lo sumo.

En la medida de lo posible, es muy recomendable evitar consumir los alimentos sin cocinar.

Alimentos a Evitar

Es un buen momento para dejar de consumir comida rápida, postres industriales o alimentos precocinados, ya que contienen aditivos y exceso de grasas y azúcares que además de perjudicar notablemente nuestro sistema inmune, nos causa sobrepeso, factor también de riesgo ante la bajada de defensas.

Hidratación

Es un aspecto muy importante, ya que una buena hidratación mejora el funcionamiento general del organismo, con especial incidencia en la eliminación de secreciones y la expulsión de deshechos a través de la orina, gracias a un mejor trabajo de los riñones. Evidentemente, la hidratación debe provenir de agua, infusiones o zumos naturales, y en ningún caso de bebidas procesadas o gaseosas.

Probióticos

Si de fortalecer el sistema inmune se trata, es conveniente también el consumo de alimentos como el yogurt, los cereales integrales, fruta y verduras. 

Vitaminas

Tomar alimentos ricos en vitaminas A, E, D y C, puede atenuar los efectos del virus.

En definitiva, es el mejor momento para reorganizar nuestra dieta, optar por la cocina tradicional, seguir unas simples pautas en nuestro menú diario que permita dotar a nuestro organismo de todos los grupos alimenticios recomendados.

En Mediterránea de Guisos llevamos 11 años apostando por una dieta equilibrada y saludable, facilitando a nuestros clientes menús semanales, menús quincenales e incluso menús de oficina, para que la falta de tiempo no sea una excusa para comer sano.