Seguir una alimentación lo más cercana posible a la Dieta Mediterránea, ya es una garantía en cuanto al equilibrio y a la prevención de múltiples patologías. Si además hacemos especial énfasis en el consumo de algunos de los alimentos que la componen y que son especialmente indicados por su riqueza en nutrientes, los beneficios sobre nuestra salud se multiplican.

Uno de estos alimentos es el salmorejo. Una receta que nos aporta nutrientes fundamentales para nuestro organismo, además de ser un arma para fortalecer nuestro sistema inmune, fundamental en estos momentos de pandemia.

La Dieta Mediterránea es algo más que un conjunto de recetas. Es en realidad una filosofía de vida que procede de un cruce de culturas antiguas, y que hemos heredado para beneficio de nuestra salud.

Como curiosidad, te sorprenderá saber que el salmorejo no siempre ha tenido su característico color rojo. Tiene una explicación.

Antes de que con el descubrimiento de América nos llegara el tomate, ya se preparaba una receta a base de pan y vinagre llamada mazamorra. Lógicamente, al proceder el tomate de América, no formaba parte de la receta, y este fue incorporándose poco a poco a nuestra dieta hasta que muchos años después (se calcula que a finales del S.XIX o principios del S.XX) se introdujo en la receta del salmorejo, al parecer de forma casual.

La receta del salmorejo tal y como lo conocemos contiene tan solo pan, aceite de oliva, sal, ajo y tomate.

El Tomate

Su color rojizo es un irresistible atractivo, y es consecuencia de un pigmento del tomate llamado licopeno. Pero el licopeno no solo da color rojo, además es un efectivo antioxidante muy importante en la prevención de muchas patologías. Su ingesta proporciona grandes beneficios en la lucha contra el cáncer, la infertilidad, enfermedades hepáticas e incluso en prevención de enfermedades cardiovasculares y el control del colesterol y la presión arterial.

Te recomendamos leer nuestro artículo “8 curiosidades que no sabías del licopeno” si quieres saber más de este pigmento natural.

El Aceite de Oliva

Si echamos una mirada a otro de sus ingredientes, el aceite de oliva, los beneficios para nuestra salud siguen sumando. Tiene propiedades antienvejecimiento por su contenido en ácido oleico y vitamina E, es además un antiinflamatorio natural, y previene problemas cardiovasculares entre otros. Aporta además grasas de las llamadas saludables.

El Ajo

Como tercer ingrediente principal hablamos del ajo. Ya son conocidas sus propiedades antibióticas. Pero también es digno de mención su importante papel en el control de la presión arterial y el colesterol, así como en el funcionamiento de nuestro sistema inmune. Muy importante esta última apreciación ya que el consumo de ajo protege de patologías infecciosas del aparato respiratorio, cuestión a tener muy en cuenta en estos tiempos de COVID-19.

Pues bien, si estos tres ingredientes son ya de por sí saludables por separado, el salmorejo los junta para crear un auténtico arsenal de beneficios para nuestro organismo. Su consumo mezclado potencia algunas propiedades, por ejemplo la del licopeno, que es más fácilmente asimilado cuando se ingiere con aceite de oliva.

Si todo lo comentado no ha terminado de convencerte, tenemos la solución. Entra en guisos.com, haznos un pedido de nuestro exquisito salmorejo y ya puestos, échale un vistazo a nuestros menús. Hacemos envíos a toda España en 48/72 horas.