¿Te preocupas por tu alimentación? ¿Te interesa saber más sobre los alimentos funcionales? ¿Te planteas si la dieta que tomas diariamente es beneficiosa para ti? Entonces te invitamos a leer nuestro post de hoy para que continúes aprendiendo a comer de manera saludable.

El descubrimiento científico de la influencia del microbioma intestinal sobre nuestro cerebro y nuestro estado de salud ha abierto un amplio campo de investigación dentro del ámbito nutricional y de la medicina.

Recientemente, un grupo de científicos pertenecientes al Centro Médico de la Universidad neerlandesa de Groningen ha probado que existe una asociación entre determinados alimentos (como las nueces, el pescado, el vino, los garbanzos, lentejas y legumbres en general y el pan) y la existencia de una elevada proporción de microorganismos intestinales beneficiosos que facilitan la formación de sustancias nutricionales esenciales y de ácidos grasos volátiles o de cadena corta, que constituyen la fuente energética primordial de todas las células que se encuentran en la pared del colon.

Este descubrimiento avala la teoría de que los hábitos alimenticios pueden convertirse en un medio válido y efectivo para el tratamiento de los trastornos del intestino, modulando la microbiota intestinal.

El estudio

Se observaron 4 grupos de estudio:

-        Pacientes con colitis ulcerosa.

-        Enfermedad de Crohn.

-        Intestino irritable.

-        Individuos sin ninguna estas enfermedades.

Se realizó un análisis de heces de cada individuo objeto de estudio con el fin de reproducir su microbiota y, a continuación, procedieron a compararla con los datos obtenidos de un cuestionario sobre sus hábitos alimenticios.

Conclusiones del estudio

Se detectaron algo más de 60 alimentos únicos vinculados con determinadas bacterias y casi 50 correspondencias entre “patrones de alimentación” y grupos de microorganismos.

En consecuencia, los especialistas descubrieron que:

-        Las dietas ricas en legumbres, nueces, pan y pescados, como la dieta mediterránea, están relacionadas con una reducción de microbios aeróbicos posiblemente perjudiciales.

-        La ingesta frecuente de dichos alimentos igualmente se vinculó con menores niveles de marcadores de inflamación en los excrementos.  

-        El consumo de vino tinto, nueces, pescado, legumbres, cereales, frutas y verduras favorece el crecimiento del número de bacterias antiinflamatorias.

-        Un mayor consumo de carne, de azúcar refinada y de platos de comida rápida tiene como consecuencia la merma de funcionalidades beneficiosas de los microorganismos intestinales, unido a una mayor probabilidad de inflamación.

Por otro lado, demostraron que las dietas fundamentadas en verduras, frutas, hortalizas, legumbres… (dieta mediterránea) están ligadas con elevados porcentajes de elaboración de A. Grasos volátiles que constituyen el principal medio de obtención de energía de las células situadas en la pared del colon.

También descubrieron que las proteínas de origen vegetal facilitan:

-        La formación de aminoácidos y vitaminas.

-        La expulsión de moléculas de amonio.

-        La disgregación del alcohol de azúcar.

Mientras que las proteínas de origen animal perjudican a la microbiota del intestino.

En definitiva, que tanto este como muchos otros estudios científicos apoyan el consumo de la dieta mediterránea como una de las dietas más beneficiosas para tu salud.

Por eso, en Guisos te ofrecemos platos de la dieta mediterránea elaborados por nutricionistas con productos de primera calidad para que disfrutes de la comida bien hecha al mismo tiempo que cuidamos de tu salud. Lo recibes, calientes y… ¡A comer!