A mediados de este mes de diciembre se ha publicado este libro pionero en el que han colaborado cerca de 135 nutricionistas, geriatras y gerontólogos. Desde todas las disciplinas, de forma conjunta, se han analizado científica e íntegramente, los puntos fuertes y flaquezas de la Nutrición de nuestros mayores.

El informe está formado por cerca de un centenar de capítulos que estudian temas tan relevantes como la calidad de los alimentos que consume la tercera edad, desde el punto de vista nutricional, sus hábitos alimenticios o la idoneidad de la Dieta Mediterránea como dieta a secundar, además de otras.

Supone una referencia real y concreta para muchos, desde autoridades públicas hasta expertos y técnicos sanitarios relacionados con el ámbito nutricional, pasando por asociaciones de científicos y entidades educativas y dedicadas a la investigación.

Esta iniciativa se suma a la de muchos otros con el fin último, para las personas de más edad, de lograr “añadir vida a los años y no años a la vida”.

Se pretende comprender mejor el proceso de envejecimiento para contribuir a la creación y perfeccionamiento de tácticas terapéuticas y de prevención que ayuden a envejecer y al bienestar de estas personas. De ese modo, se lograría que los organismos sociales y sanitarios implicados dirijan sus planes de actuación a promocionar la salud trabajando en los instrumentos necesarios para formar a los mayores adquiriendo destrezas que les ayuden a afrontar las transformaciones físicas, funcionales y sociales propias de la vejez y el paso de los años.

Dieta Mediterránea: La importancia de una alimentación saludable

Según el coordinador del informe, una vez finalizado el análisis, se concluye que es necesario trabajar en la mejora de la formación de los mayores, así como de sus familias y las personas que los cuidan para que aprendan hábitos de vida beneficiosos para su salud y específicamente asociados con:

  • Una alimentación bien compensada
  • Rutinas para practicar ejercicio diario
  • El aprendizaje necesario para conocer mejor todos los cambios que suceden mientras se va envejeciendo.

También sería muy importante que el personal sanitario tuviera el libro presente en el día a día de su trabajo.

Entre los puntos fuertes que se han constatado en el informe en base a estudios epidemiológicos, bioquímicos y clínicos, se ha probado que la dieta afecta muy positivamente a la hora de prolongar una vida sana. Para ser más exactos, seguir la Dieta Mediterránea (gracias a su elevado porcentaje de legumbres, verduras y frutas, el uso del aceite de oliva, el pescado azul, los frutos secos y las proteínas necesarias que proceden de la carne de aves, legumbres y pescados), ayuda a envejecer más y mejor disminuyendo el número de afectados por trastornos cardiovasculares o fallecidos por ellos, así como por otras enfermedades como las neurodegenerativas o el cáncer.

La alimentación desempeña, potencialmente, un rol fundamental en el envejecimiento, tanto porque ayuda a prevenir enfermedades que tradicionalmente se relacionan con la vejez como porque evita el deterioro de nuestro organismo.

Por todo ello, desde Guisos también nos preocupamos por la alimentación de las personas mayores y les ofrecemos platos de la Dieta Mediterránea bajos en colesterol o previamente tratados para que los puedan tragar mejor. Si está interesado en alguno de nuestros platos, contacte con nosotros y le informaremos personalmente.