Empezar a alimentarse de manera saludable es una de las intenciones más frecuentes cada vez que comienza otro año nuevo. Todos pretendemos cuidarnos más y seguir una dieta que fomente y conserve nuestra salud.

La publicación norteamericana U.S News & World Report divulgó, a principios de mes, la clasificación anual de las mejores dietas alimenticias a nivel mundial, en base al análisis de varios expertos en el área de la salud. En esta clasificación, la Dieta Mediterránea volvía a ser la mejor puntuada por 3er año consecutivo.

Estos expertos eligen a la dieta ganadora de entre 35 dietas distintas. Entre los factores que tienen en cuenta, a la hora de valorar su idoneidad, cabe destacar las más importantes:

-        La aportación de sustancias nutritivas.

-        La sencillez a la hora de seguirla.

-        Su eficacia y seguridad para adelgazar.

-        Previene la diabetes y los trastornos del sistema cardiovascular.

Cada vez más, el estrés diario de nuestra sociedad dificulta que tomemos una alimentación saludable, lo que hace que crezca el número de personas que, por distintas razones, toman la decisión de acudir a un nutricionista que les marque unas pautas para organizar y equilibrar sus comidas apropiadamente.

¿Por qué la Dieta Mediterránea ha sido considerada como la mejor?

Los especialistas le han otorgado una valoración de casi 4 puntos y medio sobre 5 al ser considerada como la mejor dieta para comer de forma sana. Esta afirmación viene avalada por la gran cantidad de estudios científicos que se han realizado sobre ella. Las personas que la siguen no solo viven más, sino que su salud también es mejor.

En los platos de la Dieta Mediterránea se incluyen pocos azúcares y grasas saturadas. Se prima el consumo de carnes blancas sobre las carnes rojas y se potencia, sobre todo, los platos elaborados con verduras, legumbres y, su producto estrella, el aceite de oliva.

A todo esto, hay que añadir el consumo de pescados y de mariscos, huevos y lácteos. Siempre siguiendo la pirámide nutricional para que la dieta resulte equilibrada y saludable.

Comer platos de la dieta Mediterránea beneficia la calidad de vida de sus consumidores ya que propicia la salud del sistema cardiovascular y el bienestar del cerebro, al mismo tiempo que evita que se padezcan tumores cancerígenos o enfermedades como la diabetes. 

Por todo ello, esta dieta, unida al estilo de vida mediterráneo, que, entre otras cuestiones, fomenta el ejercicio físico, ha sido la elegida como la mejor dieta a nivel internacional.