Actualmente es un hecho que un porcentaje muy importante de la población tiene claro que una buena alimentación es un factor fundamental que determina nuestra calidad de vida y nuestro estado de salud. Es algo que poco  poco ha ido calando en nuestra sociedad.

Seguramente, si todos tuviésemos en casa un cocinero que nos fuese preparando cada día una dieta saludable y variada, nos sería muy fácil comer sano. En realidad, en muchos ocasiones nos complicamos llevando a cabo complicadas combinaciones de alimentos o tratamos de adaptarnos a comer a determinadas horas que no van con nosotros. 

Pero ¿es posible llevar una alimentación saludable sin tanto esfuerzo? 

En realidad se trata de ir introduciendo poco a poco hábitos saludables, de una forma progresiva que nos permita mejorar nuestra salud, con el objetivo de que formen parte de nuestra vida cotidiana. De esta forma, es mucho más probable que perduren en el tiempo. 

Para conseguirlo, podemos proponerte algunos pequeños cambios que si los vas adoptando poco a poco, te permitirán mejorar tu salud sin que por ello tengas que afrontar sacrificios que te desmotiven y te alejen del objetivo final, que no es otro que vivir más y mejor. 

9 pequeños consejos que te proporcionan grandes beneficios  

1.     Convierte el agua en tu bebida favorita. Reduce paulatinamente el consumo de refrescos y bebidas alcohólicas. 

2.     Incluye siempre que puedas productos integrales. Su aporte en fibra es muy beneficiosa y además favorece la sensación de estar saciado. 

3.     Piensa en qué verduras te gustan más. Consúmelas de forma más asidua y poco a poco ve incorporando otras nuevas. Hay muchas formas de comer verduras (ensaladas, revueltos…). Descúbrelas. 

4.     Haz lo mismo con la fruta. Que sean parte fundamental de tu día a día (2-3 piezas). Siempre que sea posible consume la fruta tal cual, mejor que licuada. 

5.     Las legumbres son un alimento también fundamental. Quizás estás acostumbrado a los guisos, pero también se pueden preparar de otras muchas formas: en ensaladas, en puré o al horno. Déjate sorprender. 

6.     Si eres un aficionado a los snacks, elige para ello los frutos secos. Pero ojo, en cantidades moderadas. Un puñado al día es suficiente y te aporta grasas saludables y proteínas. Elimina poco a poco los snacks fritos. 

7.     Reduce el consumo de sal. Te resultará más fácil si lees nuestro artículo “Consejos para reducir la sal en las comidas sin dejar de disfrutar” 

8.     Trata de consumir productos sin azúcar añadida. Mira en los ingredientes. Si te resulta difícil, existen sustitutivos del azúcar para que poco a poco te acostumbres a los sabores de los alimentos al natural.

 

Por último, si tu verdadero problema es que no tienes tiempo o simplemente no te gusta cocinar, tenemos la solución perfecta. Entra en guisos.com y encontrarás los más variados Menús Semanales que tenemos preparados para que tu alimentación sea sana y saludable, a la vez que cómoda. ¡Haz tu pedido y lo tendrás en casa en 48/72 horas!