La Organización Nacional de Consumidores y Usuarios culpa a Nocilla de cometer actos en contra de la normativa en vigor que confunden al comprador.

En primer lugar, se centró la atención sobre Nutella. La marca de ámbito internacional (Ferrero) estuvo en boca de todos recientemente por haber usado aceite de palma para la elaboración de su producto más vendido. Y no solo eso, el cambio que realizó en sus ingredientes causó aún más polémica: mayor cantidad de azúcar y grasas. Estos fueron los principales motivos por los que un conjunto de consumidores alemanes “Hamburg Consumer Protection Centre” interpuso una demanda a la compañía.

Actualmente, las miradas de todos se han puesto sobre Nocilla. La reconocida marca española fue creada a finales de los 60 por Starlux y ahora pertenece a Idilia Foods. La OCU ha demandado a la marca ante la “Dirección de Consumo de la Generalitat Valenciana” por no cumplir la normativa relativa al deber de informar a los consumidores sobre sus productos. Dicha Organización afirma que la compañía está usando los mensajes publicitarios y los que aparecen en sus etiquetas de manera irregular.

A lo largo de los años, este producto concreto, la crema de cacao, ha estado vinculado a nuestra parte afectiva apelando a la nostalgia de la niñez o al sentimiento de formar parte de un grupo (los que comían Nocilla o los que comían Nutella). Sin embargo, su vínculo con los consumidores está cambiando. En general, los usuarios de hoy día son más estrictos con el cuidado de su bienestar y buscan saber más sobre los alimentos y sus ingredientes por vías más fiables. Hemos llegado a un punto en el que la difusión de información acerca de lo que comemos y sus componentes, ha alcanzado mucha importancia y son muchos los profesionales que levantan su voz contra este tipo de “estrategia de marketing emocional”.

¡No te puedes perder el siguiente post donde seguiremos hablando de la guerra contra las cremas de cacao!