Mucho se ha hablado y escrito sobre los múltiples beneficios de la dieta mediterránea: prevención de muchos tipos de enfermedades, dieta equilibrada y nutritiva, evita la obesidad, etc. Y todo esto siempre, sin renunciar al sabor que aportan productos naturales como las legumbres, las verduras, el pescado o el aceite de oliva entre muchos otros.

Lo que no sabíamos hasta ahora son las cualidades positivas que este modo de alimentarse puede aportar a las personas mayores de 65 años. Según un estudio realizado por el Instituto Italiano Neuromed, en el que han participado más de 10.000 personas, la dieta mediterránea puede reducir en un 25% el riesgo de mortalidad en las personas mayores.

Los datos más llamativos de este estudio son:

  •     . El riesgo de mortalidad disminuye en todas las causas posibles. Incluso en los fallecimientos relacionados con enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares.
  •          . Otro dato muy relevante del estudio es que la relación dosis-respuesta es ascendente. Esto quiere decir que cuanto más se utiliza la dieta mediterránea, mayor efecto tendrá sobre el organismo y se reducirá más el riesgo de mortalidad.

¿Podemos incluir el alcohol en nuestra dieta?

Dentro del marco de la dieta mediterránea, siempre se ha incluido el consumo moderado de vino durante las comidas. En este estudio se confirma que dicho consumo en pequeñas cantidades y siempre durante la comida, tiene efectos beneficiosos para la salud.

En definitiva, debemos tener en cuenta que con el aumento de la esperanza de vida, dentro de poco las personas mayores de 65 años representarán una parte importante de la sociedad, y nos tenemos que preocupar, no solo de vivir más años sino de vivirlos con la mejor calidad de vida posible.

En guisos.com basamos nuestra cocina principalmente en la dieta mediterránea, puedes comprobarlo viendo nuestros menús a domicilio. ¡Nunca es tarde para empezar a comer bien!