Si una alimentación equilibrada y adaptada a cada persona es importante a cualquier edad, más aun lo es si hablamos de nuestros mayores. Es vital para el colectivo de la tercera edad llevar una correcta alimentación en beneficio de su salud y por consiguiente de una mejor calidad de vida.

Cada vez son más los mayores que, bien viven en residencias, o simplemente acuden a centros de día a pasar parte de la jornada, y donde incluso desayunan o toman el almuerzo. Por ello es muy importante que estos centros lleven a cabo una adaptación de los menús que tenga en cuenta las especiales condiciones de edad y salud en las que se encuentran sus usuarios.

Indiscutiblemente, la base de estos menús debe ser la dieta mediterránea. La ventaja más importante para el centro es que  no es necesario innovar demasiado ya que nuestras recetas mediterráneas  tradicionales basadas en legumbres, verduras, pescado, frutas y cereales, son una garantía de equilibrio nutricional.

Otra cuestión es el concepto de la texturización de los alimentos, es decir, adaptar su consistencia a la persona para una ingesta segura, logrando así que estas personas mayores puedan ampliar la variedad de su menú, y como fin último una mejora en su salud.

Se hace así necesario que las residencias de mayores elaboren dietas y menús adaptados a las circunstancias de cada usuario. Para ello, es importante contar con el apoyo de un grupo de trabajo cualificado.

La situación actual, marcada por la crisis de la COVID-19 que tanto ha afectado a este segmento poblacional, y muy concretamente a aquellos que se encuentran en residencias de mayores, hace que sea muy importante llevar a cabo una evaluación nutricional de los residentes en aras de comprobar el estado en el que se encuentra esta comunidad. Una herramienta puede ser el Test MNA, que sirve para identificar personas de edad avanzada con signos de desnutrición.

Por supuesto, este nuevo análisis debe realizarse tanto a residentes que han pasado la enfermedad como a los que no, ya que en ambos casos en mayor o menor medida, han visto trastornados sus hábitos tanto alimenticios como de otra índole.

Una vez valorados los resultados, se pueden detectar las carencias alimentarias de los residentes, pudiendo así llevar a cabo medidas que complementen su dieta, aportando así los nutrientes necesarios a los residentes de una forma individualizada.

Una vez más, reafirmamos la apuesta de guisos.com por la Dieta Mediterránea como fuente de salud.