Desde hace varías décadas se realizan estudios que demuestran los beneficios de seguir la dieta mediterránea, especialmente como método para prevenir enfermedades cardiovasculares. Uno de los grupos de personas que no se habían incluido hasta ahora en estos estudios, son las personas que padecen diabetes, enfermedad que puede provocar entre otras afecciones: enfermedades cardiovasculares, obesidad, tiroides, etc.

Según un artículo publicado en una de las mejores revistas científicas de nutrición, en el que han examinado más de 41 estudios de personas enfermas de diabetes, llevar una alimentación basada en la dieta mediterránea reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón también en personas que sufren esta enfermedad.

Cabe resaltar, que los investigadores afirman que se deben estudiar en profundidad estos resultados y realizar nuevos análisis en el futuro para determinar el alcance real de este tipo de dieta en las personas con diabetes.

Los motivos concretos por los que la dieta mediterránea minimiza las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular no se saben de manera detallada. La razón más probable es que debido a los nutrientes que aporta y a las grasas “buenas” que se injieren, se ayuda a controlar ciertos factores de riesgo como por ejemplo: la presión arterial, el nivel de azúcar en sangre o el sobrepeso entre otros.

¿En qué consiste la dieta mediterránea?

Es un tema que hemos tratado ampliamente en nuestro blog, pero a modo de recordatorio, para seguir la dieta mediterránea es importante comer los siguientes alimentos: Verduras, pescados, fruta, legumbres y reducir el consumo de carnes rojas, carnes procesadas o alimentos con altos niveles de azúcar como la bollería industrial.

En Mediterránea de Guisos, especialistas en comida preparada a domicilio, basamos todos nuestros platos en la dieta mediterránea, nuestra máxima es que nuestros clientes además de comer bien coman sano.