Las personas que padecen la enfermedad de Parkinson tienen principalmente problemas de motricidad, que además son muy visibles. Digamos que estos síntomas son los que vemos cuando la enfermedad se desarrolla en una fase avanzada. Ocurre que hay investigaciones que han detectado síntomas previos a estos problemas de movimiento comentados, que hacen plantearse a los expertos la posibilidad de poder reducir el riesgo de sufrir Parkinson desde edades más tempranas. Algunos de estos síntomas que aparecen hasta diez años antes de los problemas asociados al movimiento son: 

   Pérdida de Olfato

   Estreñimiento

   Somnolencia diurna

   Depresión

Un reciente estudio de la publicación Neurology, otorga un papel importante al hecho de llevar una dieta saludable en los años de la mediana edad como prevención de síntomas previos al Parkinson. 

Este estudio ha llevado a cabo durante los últimos 40 años un análisis de los hábitos alimentarios en personas de mediana edad, con una periodicidad en sus evaluaciones de cada cuatro años. Ya en el año 2012 las personas objeto del estudio fueron cuestionadas acerca de dos de los signos previos más habituales en los posteriores enfermos de Parkinson: el estreñimiento y trastornos del sueño.

Una vez recogida esta información, este estudio se centró en analizar las dietas que habían seguido las personas evaluadas y localizar así a aquellas que más se acercaron a una llamada Dieta Mediterránea alternativa, esto es, la Dieta Mediterránea tal y como la conocemos, solo que sin lácteos y con grano integral. Por lo demás, esta dieta también está orientada al consumo de frutas, legumbres y verduras, así como un consumo muy moderado de carnes rojas.

A este factor alimenticio se unieron factores también importantes en esta investigación tales como el consumo de tabaco, sobrepeso o la práctica de ejercicio físico.

Conclusiones

Se llegó a la conclusión de que aquellos participantes con una alimentación más saludable, eran menos propensas a tener tres o más síntomas de los que suelen ser previos al Parkinson, en concreto un 33% respecto a aquellas con hábitos alimenticios alejados de la Dieta Mediterránea alternativa.

¿Quiere decir esto que el hecho de padecer estos síntomas a mediana edad implica desarrolla necesariamente Parkinson? Rotundamente no. Simplemente nos alertan de un mayor riesgo. Y si bien es cierto que no existe claramente una causa-efecto, sí nos anima a recomendar, como desde guisos.com venimos haciendo, una alimentación equilibrada y basada en nuestra Dieta Mediterránea.