Estamos en pleno Mundial de Fútbol y todo el mundo habla del tema, mientras comes, en el aperitivo, en el ascensor, en el trabajo…. El fútbol es hoy en día uno de los deportes más exigentes del mundo y, para practicarlo al máximo nivel, hay que seguir varias pautas en la alimentación. Décadas atrás, los futbolistas no corrían más de 6km por partido y ahora la media suele estar por encima de los 8 ó 9 km, llegando incluso a los 13km en algunas posiciones concretas como los centrocampistas, que se ven obligados a abarcar más terreno de juego durante los partidos.

Un futbolista profesional necesita 3 días de recuperación para restablecer el glucógeno consumido durante el esfuerzo físico. En consecuencia, su alimentación durante este periodo debe ser algo fundamental.

Para entenderlo mejor, el doctor Antonio Escribano, responsable de la Unidad de Nutrición de la Federación de España de Fútbol o UNMCC, nos explica la importancia de la alimentación para los deportistas.

El glucógeno, gasolina para nuestro organismo

El glucógeno que consumimos principalmente a través de los hidratos de carbono nos aporta la energía que necesitamos para hacer esfuerzos físicos. Este glucógeno se encuentra almacenado sobre todo en los músculos y en menor grado en el hígado.

En esfuerzos de alta intensidad en los que agotamos las reservas de glucógeno, nuestro cuerpo quema las grasas acumuladas para transformarlas en energía, aunque este proceso es mucho más lento y el aporte energético no es tan grande.

La dieta de un futbolista, al igual que la de cualquier persona, debe ser equilibrada, pero, como parte de dicha dieta, es muy relevante tener bien estructurada la ingesta de carbohidratos para la recuperación de energías, tanto antes como después del esfuerzo realizado en los partidos.

Además, hay que incluir otros alimentos como la carne, que contienen proteínas y minerales. Estos elementos, aunque no sirven como “gasolina” para nuestro cuerpo, ayudan a realizar los ejercicios intensos.

Consejos a seguir en la alimentación de un deportista

  • . La carne se debe consumir sobre todo durante la mañana o en la cena. Hay muchas maneras de cocinar la carne sin renunciar al sabor, pero hay que evitar los fritos y el exceso de aceite.
  • . Aunque no se hagan 5 comidas completas, si es importante dividir la ingesta diaria en 5 fases. Controlando los tiempos entre comida y comida para facilitar la digestión de los alimentos.
  • . No se deben realizar solo 1 ó 2 comidas diarias.
  • . Para un jugador de fútbol, es importante la cena del día anterior al partido. Hay que subir los niveles de glucógeno y aumentar las reservas de energía.

¿Cambia la alimentación según el puesto en el campo de un futbolista?

El doctor Escribano en este sentido no tiene ninguna duda, según las características del jugador y su función en el terreno de juego, se puede adaptar la alimentación para obtener un mejor rendimiento.

Por ejemplo, un portero no necesita lo mismo que un centrocampista de músculo o un delantero. La dieta del portero irá más orientada a mejorar sus reflejos y velocidad, mientras que la del centrocampista le ayudará a tener más resistencia y aguantar los 90 minutos del partido al máximo nivel.

En definitiva, la profesionalización del fútbol actual hace que se controle cada detalle, ya que la alimentación de un futbolista es clave, no solo para el rendimiento en el momento del partido, sino también para la recuperación de lesiones, la prevención de las mismas y alargar la vida profesional el mayor número de años posibles.