Según informa Olivier de Schutter,  exrelator especial de la ONU para la alimentación, la mala alimentación a base de productos poco saludables como la denominada ‘comida basura’, es hoy en día una de las principales amenazas para la salud mundial. Superando incluso al tabaco.

Él sostiene que de la misma manera que los países se unieron para cambiar la legislación vigente sobre los espacios para fumadores, ahora deben aunar criterios y crear nuevas leyes que regulen: los alimentos con un alto nivel de grasas saturadas, azúcar y sal, además de controlar la publicidad existente en todos los medios de la “comida basura”.

Olivier de Schutter, indica que actualmente sigue aumentando la obesidad, cada vez en edades más tempranas, y la aparición de enfermedades vinculadas a una mala alimentación, como la diabetes. Pero no sé tienen en cuenta estas señales para actuar en consecuencia.

Ya en 2012, realizó un informe solicitando que los productos insanos gravaran de otra forma y que se fomentará la producción agrícola local, para tener alimentos más frescos y sanos para nuestro organismo.

De Schutter manifestó que «el propósito de crear un hábito de alimentación saludable sólo se conseguirá, si se cambian los sistemas alimentarios que los mantienen»,  además indicó que «los gobernantes se han quedado con el crecimiento de la disponibilidad de calorías, pero no se le da importancia a qué tipo de calorías, el coste y la manera en que se venden».

Este especialista en alimentación, también es conocido por otras declaraciones en las que afirmó que con la comida que se tira podrían alimentarse 2.000 millones de personas. Además se ha mostrado a favor del uso de la leche materna en la nutrición infantil, posicionándose en contra de la publicidad de la leche de fórmula que se utiliza en países como Hong Kong y Filipinas.