Podemos definir “alimento saludable” como el que resulta provechoso para nuestra salud o la propicia. El funcionamiento de nuestro cuerpo se apoya en la ingesta de oligoelementos, nutrientes y vitaminas que aportan los alimentos. Ahora bien, estas sustancias básicas no son únicamente necesarias para realizar las tareas de cada día, sino que, al mismo tiempo, una elección, organización y programación apropiada de los alimentos que comemos previene muchas dolencias que, frecuentemente, se ocasionan justo por consumir una dieta no equilibrada y por tener hábitos perjudiciales como el beber alcohol o fumar.

La Dieta Mediterránea es precisamente un modelo de lista de “alimentos saludables” formada por diversos de platos de comida que, en conjunto, proporcionan los elementos nutritivos que nuestro cuerpo necesita para cada día, al mismo tiempo que evita trastornos como el exceso de colesterol o la arteriosclerosis.

Aparte de alimentarse de manera proporcionada y variada, es igualmente esencial adoptar un conjunto de hábitos o rutinas saludables tales como ejercitarse físicamente, no estresarse (siempre que eso sea posible) y dormir un mínimo de horas para descansar bien.

Dar prioridad a consumir los productos que aparecen en este listado de comidas saludables no debe suponer que se excluyan otros alimentos que son igualmente imprescindibles para que nuestro cuerpo funcione correctamente. En este sentido, no es conveniente seguir dietas que eliminen determinados nutrientes (dietas excluyentes) puesto que casi todos los alimentos son esenciales para conservar un buen estado de salud. Dicho de otro modo, necesitamos conservar nuestro peso dentro de lo posible, previniendo la obesidad, al tiempo que tomamos hidratos de carbono que deberían constituir el 50% de la alimentación de un individuo normal.

Alimentos saludables: Las verduras

Este es otro tipo de alimento saludable que se ha catalogado como tal desde hace mucho tiempo y que, en consecuencia, debería estar siempre presente en nuestros platos. Ahora bien, entre todas las verduras que existen son las de hoja verde las que tienen un mayor porcentaje de sustancias nutritivas y vitaminas. Entre las más relevantes en una alimentación saludable debemos citar:

-  La Zanahoria: Beneficios que aporta:

o   Mejora el funcionamiento de la retina.

o   Previene la acidez y las úlceras estomacales.

o   Ayuda a conservar la flora intestinal en buenas condiciones.

o   Disminuye el efecto de los radicales libres que dañan a nuestras células propiciando que aparezcan trastornos degenerativos (Ej.: El envejecimiento prematuro).

 - El Brócoli: Es la verdura más valiosa desde el punto de vista nutricional. Tiene efectos antiinflamatorios y antioxidantes, regenera las células y decelera el envejecimiento, es una fuente de fibra natural… Si te interesa ampliar esta información, puedes leer el artículo íntegro donde detallamos todos los beneficios que aporta.

Alimentos saludables: Las frutas

Constituyen un componente primordial de cualquier dieta que persiga promover y conservar nuestra salud puesto que aportan la mayor parte de las vitaminas que requiere nuestro cuerpo a diario. Entre las más saludables podemos citar:

- La Manzana: Proporciona los siguientes beneficios:

o   Contribuyen a bajar el nivel de colesterol y de glucosa en la sangre, previniendo trastornos en el sistema cardiovascular.

o   Estimulan el funcionamiento renal y hepático limpiando nuestro cuerpo de toxinas, por eso se dice que son depurativas.

o   Ayudan a la digestión por ser ricas en fibra.

 - El Kiwi: Es de las que más cantidad de vitamina C contienen. Beneficios que aporta:

o   Esta vitamina es fundamental para se generen niveles elevados de defensas en nuestro organismo y así tener un sistema inmunológico fortalecido.

o   Al ser rica en fibra y agua, es perfecta para ayudar al tránsito intestinal y bajar de peso.

Estos dos tipos de fruta son solo un ejemplo ya que cualquier otra variedad es igualmente saludable.

En nuestro próximo post seguiremos hablando de otros alimentos saludables como el pescado, la carne, los cereales y las legumbres.